Saltar para: Post [1], Pesquisa e Arquivos [2]



Palabras del Director de Colectividades del Gobierno de la Ciudad,Lic. Julio Croci durante la presentación del libro Portugal Querido.

por Arte&Cultura, em 08.02.15

croci.jpg

El interés que despierta la presentación de un libro es más que suficiente para haber superado las inclemencias climáticas y estar aquí presentes. Me preguntaba antes de venir cuántos libros se han escrito sobre la inmigración, cuántos se escribirán. Si uno piensa la inmigración de Argentina, la del siglo XVII, XIX , XX, la del siglo XXI porque gracias a Dios Argentina es un país que todavía recibe inmigrantes, se podría escribir un libro por inmigrante, porque cada historia de un inmigrante es digna de ser contada en un libro. Las peripecias de llegar hasta aquí, la anterioridad del viaje por lo cual se fueron, lo que dejaron y lo que encontraron y cómo fue el desarrollo de su vida. Toda historia de inmigración es digna de un libro. Y cuanto encontramos un libro de este material donde se agrupan diferentes historias y de una comunidad tan importante como la portuguesa en Argentina es un gran desafío y leyendo, leí… no lo he terminado pero he leído muy profundamente algunos capítulos del libro y hoy volviéndolo a tomar, lo interesante de esto es el trabajo familiar que se expresa en el libro de tres hermanos, indican haber realizado esta investigación. Y lo que se desprende de las historias, de las historias de los oficios, de todas las instituciones, en la Patagonia, en diferentes lugares del país, en Misiones, la historia de aquellos que producían ladrillos, la historia del zapatero de Comodoro Rivadavia. Muchas historias que desprende el libro expresan ese espíritu del inmigrante, esos valores del inmigrante y aquí está el punto desde el área del Gobierno de la Ciudad que me toca llevar adelante y desde la Subsecretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural, de la cual aprovecho en traer el saludo del licenciado Claudio Avruj, secretario de Derechos Humanos, quien estaba muy interesado en venir, pero estamos inmersos en las fiestas del año 5775 de la comunidad judía y como el licenciado es parte de la comunidad está en los festejos, es una fiesta muy espiritual, no es tan festiva sino más espiritual de la comunidad judía. Y el espíritu es este: ver a las colectividades como reservorio de valores, las comunidades como aquellas que han custodiado los valores del inmigrante. Los valores del inmigrante son muchos pero rescatamos siempre y algunos ya me lo han escuchado decir: los valores de la amistad, del respeto a la palabra, del amor a la familia, de la solidaridad entre paisanos, de vecinos, del amor al trabajo y de la dignidad y la fe. La fe no solo religiosa, sino también la fe en un mañana mejor. El decir: “hoy me esfuerzo porque mañana voy a estar mejor”, en decir: busco otra tierra para darle a mi familia pero no por ello olvido la tierra que dejo. El inmigrante es una síntesis de eso. Es una síntesis donde dijimos siempre: la Argentina no se puede entender sin el aporte de la inmigración. Eso es cierto. Pero tampoco se podría entender el desarrollo de los países, sobre todo europeos sin el aporte de los inmigrantes que se vinieron. Porque el inmigrante no solo pensó en la tierra a la que llegó sino también en la tierra que dejó y en esa familia que dejó y en esos amigos que se quedaron, en este caso en Portugal. Yo vengo de una colectividad importante como la de ustedes en Argentina, con un arraigo cultural muy importante como la italiana y podemos pensar que en 1924 el PBI italiano tenía un 35%, era el ingreso de los italianos en el exterior y eso ha pasado con todos los países de Europa, no es solo un dato de la península itálica. El aporte que le ha dado el inmigrante, no solo del país de donde vino, Argentina, sino además el país que dejó. Y este libro refleja esto. Refleja estas historias de vida, que es el héroe anónimo si se quiere, el héroe de la sociedad que la supo llevar adelante, que la supo pelear, que siempre con la cabeza en alto, digno, y que tuvo esta dualidad, y no hay que menospreciar este punto, de sentirse portugués pero también un tanto argentino. Y es una dualidad que no termina nunca. Y que las nuevas generacioneslas sienten cada vez menos, obviamente porque ya son nativos de este país, pero que todavía les queda y les resuena. Esta dualidad de ¿qué somos? ¿somos argentinos, somos portugueses?. Y sin embargo las nuevas generaciones tienen esta capacidad hermosa, increíble, que no pasa en muchos lugares del mundo, pero que Argentina es un modelo a nivel mundial, de tener esta diversidad en la sangre, de ser un país plural, diverso, cosmopolita y que tenemos esta alegría, orgullosos de ser argentinos, pero que tenemos también dentro de nuestra sangre y de nuestra genética una cultura milenaria, como en este caso tienen ustedes, de este querido Portugal. Y este libro, vuelvo a insistir, expresa mucho de esto que nosotros sentimos desde la Dirección General de Colectividades, esto de revalorizar. Y un libro no solamente expresa contar una historia y que quede como la historia en sí sino que creo que lo que este libro expresa es contarles aquello que ya pasó pero que todavía está vigente. Está vigente en la sociedad, está vigente en los descendientes y es el legado del futuro, porque estos valores que yo expresé anteriormente no son valores que nos permiten ser dirigentes de una colectividad o que nos sirven para recordar a nuestros antepasados. Son valores que sirven para construir una sociedad donde los valores estén en alto y estos valores de la inmigración son muy buen ejemplo para tomar en cuenta y llevar adelante. Este libro expresa eso y expresa mucho más. Expresa las emociones, los sentimientos de aquellos inmigrantes que vinieron y que supieron legar a sus familiares la dignidad y el respeto por el país de origen, mejor dicho al país receptor, pero nunca olvidar las raíces, pero no quedar atado a ellas. Y este es el gran desafío de las nuevas generaciones. Las nuevas generaciones, nietos, bisnietos, tataranietos de estos inmigrantes tienen el gran desafío de encontrar lazos, puntos de encuentro, con Portugal en este caso, desde una nueva óptica. No ya desde la óptica de la inmigración porque ya los descendientes no somos inmigrantes. Somos argentinos de segunda, tercera o cuarta generación como ya dije anteriormente. Pero no olvidar este lazo histórico con este país. Y se pueden abrir muchas puertas en el mercado cultural, en la parte comercial, social histórica con estos países y encontrarle por ese lado esa nueva relación de las nuevas generaciones con este país para que nunca se pierda el lazo con la tierra de origen. Así que desde mi punto, nada más que felicitar a la familia por haber hecho este trabajo, felicitar a la comunidad portuguesa porque por lo que se expresa en el libro apoyó contar la historia de las instituciones, contar las historias de muchas personas conocidas de la colectividad y que esto es un legado y puede ser una punta de desarrollo de otras teorías, de otras investigaciones sobre la inmigración portuguesa en Argentina y en Sudamerica. Así que nada más que felicitar. Tienen todo el apoyo de nuestra área para difundir este libro. Podemos abrir las puertas de las escuelas de la ciudad para que esté presente como material de estudio, porque esto es lo importante: que no quede en letra muerta sino que sea material de estudio de análisis y de proyección de la comunidad portuguesa en la Argentina. 

 

Desgrabación y fotos gentileza de Andrea Lopes.

Autoria e outros dados (tags, etc)

publicado às 20:32



Mais sobre mim

foto do autor


Pesquisar

  Pesquisar no Blog

Subscrever por e-mail

A subscrição é anónima e gera, no máximo, um e-mail por dia.


Arquivo

  1. 2017
  2. J
  3. F
  4. M
  5. A
  6. M
  7. J
  8. J
  9. A
  10. S
  11. O
  12. N
  13. D
  14. 2016
  15. J
  16. F
  17. M
  18. A
  19. M
  20. J
  21. J
  22. A
  23. S
  24. O
  25. N
  26. D
  27. 2015
  28. J
  29. F
  30. M
  31. A
  32. M
  33. J
  34. J
  35. A
  36. S
  37. O
  38. N
  39. D
  40. 2014
  41. J
  42. F
  43. M
  44. A
  45. M
  46. J
  47. J
  48. A
  49. S
  50. O
  51. N
  52. D