Saltar para: Posts [1], Pesquisa e Arquivos [2]



Palabras del autor del libro Portugal Querido,Señor Mario dos Santos Lopes durante la presentación oficial en la Universidad Católica Argentina.

por Arte&Cultura, em 08.02.15

mariolopes.jpg

  Muchas gracias por venir. El día no fue el mejor. El clima debe haber acobardado a mucha gente. Casi me acobarda a mí también. Yo siempre tengo el mismo problema. El otro día me tocó presentar un acto social, un acto cultural. Me puse saco y corbata… todo el mundo estaba en campera. Hoy me encuentro tres personas con una elegancia soberana acá y yo estoy de camisa. Una de las damas que están acá me dijo: quédate así, vas a estar más cómodo. Voy a empezar al revés, antes de hablar del libro. Me emocionó hace un rato cuando Angie y Juan Manuel. Cuando los vi entrar pensé: qué guardia de honor tenemos hoy. No sabía si iban a venir. No los habíamos confirmado. La verdad es que me emociona, porque encontrar acá a otras generaciones acá conviviendo, y estos chicos que son la continuidad, que han hecho (y hago un mea culpa) lo que nosotros no hemos hecho. Nosotros pasamos una juventud alejada de la comunidad portuguesa, salvo las que teníamos en casa y estos chicos, ellos y los más chicos y la gente que los acompaña han tomado una bandera, tienen orgullosamente las vestimentas portuguesas, conocen de las danzas portuguesas y pueden darnos clase y me parece que ellos son los que garantizan la continuidad y el trabajo que han hecho ustedes, los mayores, algunos que ya están cansados, algunos que por cuestiones de la vida abandonaron o están en más en la dirigencia pero bueno, se está formando eso y ahora voy a hablar un poquito del libro. Y yo no tengo otra palabra más que decirle gracias. Estoy mirando las caras de la gente, de muchos a los que no conocía personalmente y que conocí hoy y no fue fácil, no fue fácil no porque haya sido trabajoso. Lo trabajoso viene en la parte del final, la parte de corrección y de revisación y que no me pase como recién, una señora que me dijo: “te olvidaste de poner mi historia” y me puse a revisar y estaba, ¡menos mal!, cartadocumento sino. Pero es todo un trabajo, una gran responsabilidad, porque uno no está trabajando con cualquier texto, no está trabajando con cuentos, de última si fueran cuentos yo me puedo equivocar en una palabra, pero estábamos tratando con las historias de la familia. Está el texto del abuelo Domingos y que Andrea me sorprendió con unos textos escritos a mano. Las memorias que este hombre escribió hace muchísimo tiempo y me las escanearon y me las mandaron y confiaron en que un ilustre desconocido. Mi hermano no es un desconocido, lo conocen y saben de su militancia en la colectividad portuguesa. Pero a mí no me conocían, de hecho entendí que algunas personas no confiaran. Ahora sé que estando el libro, si se da la posibilidad de un número dos en algún momento, va a haber mucha gente que se acercará porque comprendió que esto iba en serio. Cuando empezamos esto no sabíamos cómo, cuándo, no había fondos ni pedimos fondos a nadie, lo saben bien, creímos que había que hacerlo, que había que arrancar y que había que empezar desde algún lugar, desde cero, desde cero. Muchos de ustedes lo saben pero yo vivo a 2.100 km de Buenos Aires y cuando vengo, vengo muy poquitos días, vivo los días en familia y en esos días no alcanza el tiempo para ir casa por casa, vamos a charlar, saquen las fotos, hacemos una entrevista, necesitaba gente que me ayudara escribiendo o enviando borradores. En muchos casos son borradores que hubo que trabajarlos, hubo que organizarlos, pero cosas que estaban en manos de la familia. Hemos tenido colaboradores que se han metido en esto vocacionalmente. Ahí está Amandio y Karen Cogliandro, una chica a la cual yo no conocía. La conocí en el cumpleaños 80 de mi mamá. Y le digo: Karen, ¿vos no te animás a hacer unas entrevistas?. Bueno. Le escribo a Jorge Raposo, a quien tampoco conocía y que tampoco me conocía a mi y me manda la historia de los pauliteiros, a quien yo tampoco conocía. Y pensé: esto se me está yendo de las manos. Y empecé a escribir a un montón de gente. Y empecé a tomar coraje y lo conocí a Anibal también y lo conocí a Martín. Martín detalladamente me manda casi una genealogía y la historia de toda su familia y uno encuentra en cada uno y cada escrito tiene una riqueza distinta. Y la conozco a Alejandra, que está ahí también y a Armando y empiezo a sentirlos amigos sin conocerlos personalmente y eso es raro. Es muy raro. Recupero la historia de mis primas, de Mirta y Mabel. Un día me cuentan una historia, cosas que yo había escuchado de niño que nunca las había tenido por escrito y bueno, a muchos de ustedes, al nombrar a algunos me olvido de otros solo que empiezo a revivir lo que fueron estos cuatro años. Idas y vueltas, por ahí algún testimonio que estaba incompleto y había que pedir un poco más de datos porque la historia daba para más. Cada uno de ustedes cuando lean sus historias, de sus familias, de algún familiar o de otro se van a dar cuenta que faltan un montón de cosas, que hay mucho más para contar. Lo que pasa que un libro tiene un límite. El libro iba a ser de cien páginas. Un libro de cien páginas está bien. Ponemos 15 o 20 historias y está bien para empezar. Después hacemos otros tomos. Cuando empezamos a armar para mandar a la imprenta y estábamos en doscientas y algo dije: no puedo, no se puede. Bueno, logramos acomodar la tipografía, todo el trabajo que hay con todo eso. Teníamos muchas fotos para poner y lamentablemente no daba el espacio. El límite del libro está en la cantidad de páginas que tiene. No sé si vamos a hacer un segundo libro, no sé. En este momento queremos disfrutar este. Yo vuelvo a repetir, mi palabra es de agradecimiento a todos y lo que han dicho mis compañeros aquí en la mesa sobre la inmigración me parece que es sustansioso, meduloso, con lo que contó Analido, tuve la posibilidad de tener en mis manos sus escritos, parte de su historia. Otra cosa, lo decía Julio, este libro puede ser el disparador para que gente que tiene otra visión, distinta o más profunda, más científica que la que tengo yo, sociólogos, gente que conozca más de la psicología humana, pueda escribir sobre los hilos conductores de todo esto, los parecidos y las diferencias, la filosofía, esto que decía Analido, los sentimientos, ¿por qué muchos de los hijos de los inmigrantes, como es mi caso, también migramos y nos fuimos a vivir a 2000 km de nuestra casa?. Y aunque estamos en un mismo país y tenemos celular y tenemos Internet extrañamos a la familia. Somos inmigrantes. Claro, este es un país donde la migración interna también es tremenda. Pero lo que yo aprendí con este libro, les voy a contar, porque cuando uno entra a un libro, yo se lo dije a una persona el otro día y no sé si me expliqué bien, cuando uno entra a un libro como con cualquier trabajo, como cuando uno se enamora o cuando se desanamora o cuando entra a estudiar a una universidad o cuando se va de la universidad, uno no sale igual que cuando entró. Cuando yo empecé con este libro no sabía todo lo que sé hoy. Entre otras cuestiones entrevistar a mi mamá, nunca lo había hecho. Pero además fui conociendo sobre la multiplicidad de trabajos, de mujeres que llegaban a la provincia de Buenos Aires o a Comodoro y llegaban de noche, creo que lo hacían a propósito porque al otro día se querían volver, lloraban y lloraban y se querían volver. Tal vez yo he sido el conductor del barco, pero yo no habría podido hacerlo si no hubiera tenido gente que confió. Si Judit no hubiera rescatado ese relato fantástico de ese papá (que ahora falta la carta), porque si ahora tengo que hacer un segundo libro tiene que estar alguna de las cartas que le mandaba el papá y ella confió y vino un día y me leyó y me dije: “esto ya está”. Yo no sabía cuándo iba a salir este libro. Salió ahora. Yo pensé que iba a tardar mucho más tiempo y no quería demorar porque había gente que ya me estaba preguntando (hace un año) ¿y cuándo sale el libro? ¿y qué pasó? Yo te escribí ¿está lo mío? Y bueno, finalmente estuvo. Tuve la alegría y quiero contarles (cortito) por qué estamos acá ¿por qué estamos acá?. Bueno, los que tienen más de cincuenta años, cuando ve estos edificios que tenemos acá se debe acordar como me acuerdo yo de los higos rellenos de almendras que mandaba mi abuela y que los retiraban acá en la Aduana o cuando mandaban una encomienda de Portugal era la Aduana, era esta zona, entonces cuando pasamos con mi hermano por acá el año pasado nos dijimos: “tiene que ser acá”. Y tiene que ser acá porque además la Universidad Católica tiene un programa destinado a la Patagonia y de chiquito mi mamá me enseñó que Magallanes era portugués y que no era Fernando de Mallanes sino Hernando de Magalhaes. Un día en la escuela me puse a pintar un barquito. Un barquito con una bandera. Y yo puse la bandera portuguesa. La maestra casi me mata. Nosotros aprendimos a conocer y querer lo portugués. Como decía aquí quien me acompaña el 25 de mayo y el 9 de julio con el frío que hacía íbamos al acto de la escuela y mi papá, portugués, me llevaba al acto de la plaza donde se cantaba el Himno Nacional y tocaba la banda ahí en la plaza 1° de Mayo. Entonces nosotros aprendimos a valorar lo portugués, a respetarlo, pero también aprendimos a respetar lo argentino. Éramos bilingües. Aprendimos los dos idiomas. Lamentablemente no lo hemos practicado, pero bueno, estuve hablando por teléfono y por Internet con Campina, presidente del Club Portugués y que tiene la responsabilidad de mantener la única publicación escrita, y hay que remarla para eso, hay que remar y el me hablaba mucho de esto, del idioma. Felizmente las instituciones están haciendo cosas y cursos para que los más jóvenes aprendan el idioma. Estuve averiguando y también hay cursos por Internet para los que no pueden asistir. (el portugués de Portugal, que es el que nos interesa). 

 

 

Desgrabación y fotos gentileza de Andrea Lopes.

Autoria e outros dados (tags, etc)

publicado às 20:53

Palabras del Presidente de las Comunidades Portuguesas en Argentina,Sr. Analido Mendes Amaro con motivo de la presentación del libro Portugal Querido.

por Arte&Cultura, em 08.02.15

analiado.jpg

 

Los señores que me antecedieron fueron claros en todo lo relacionado con la inmigración. Pero yo en este caso voy a hablar como inmigrante. Yo dejé mi país con diecinueve años y en plena juventud, sinceramente sufrí mucho cuando llegué dejando a mis padres y algunos hermanos y también en este caso, a mi novia. La vida del inmigrante es sinceramente difícil de entenderla sino se es inmigrante, porque las historias de aquellos que no la sintieron en carne propia son diferentes de aquellos que sí la sintieron. Yo lo sentí. De todas maneras, yo estoy agradecido a la querida Argentina porque en esta patria yo he sido recibido como creo que todos los inmigrantes, con brazos abiertos. Pero quiero resaltar algo para mi importante. Nosotros llegamos de países que en aquel momento estaba en dificultades. Todos sabemos que Europa tuvo dos guerras mundiales. Toda Europa era muy difícil y llegamos y trajimos algo que para nosotros es muy importante. Trajimos el trabajo, la honestidad y la capacidad de formar familias respetando el país, nuestro segundo país, nuestra segunda madre patria, respetando todas las leyes del país y dando hijos a este país que fueron y son personas dignas por la enseñanza que recibieron de todos nosotros. Yo quiero felicitar a esta familia por este trabajo de este libro que es importantísimo para todos nosotros, los portugueses. No es fácil. El trabajo de él fue muy difícil. Por eso mismo felicitaciones, y a todos ustedes, algunos inmigrantes y otros hijos de inmigrantes. Y les digo que las historias de los inmigrantes, bien contada, son muy lindas y muy dignas de ser escuchada. Creo que nada más. Buenas tardes y gracias a todos.

 

 

Desgrabación y fotos gentileza de Andrea Lopes.

Autoria e outros dados (tags, etc)

publicado às 20:48

Palabras del Presidente de la Federación de Colectividades Extranjeras en Argentina,Sr. Juan Sarrafian,durante la presentación del libro Portugal Querido.

por Arte&Cultura, em 08.02.15

sarrafian.jpg

 

La ventaja de tener a alguien que sabe es que casi dice todo lo que uno piensa, en este caso Julio Crocci, por algo es el Director de Colectividades, ha expresado claramente lo que se siente. Esto de que uno, después de varias generaciones sea un ciudadano argentino pero muy orgulloso de las raíces a las cuales pertenece. Quizás hace que este país tenga esa forma tan especial en donde no dejamos que nadie venga a hablar mal de nuestro país (para eso estamos nosotros, lógicamente , cuando tenemos ganas hablamos mal, a veces hay que hacerlo, no hay más remedio). Pero lo hacemos desde lo fundacional. ¿qué significa lo fundacional? Lo hacemos desde aquel que no tuvo más remedio. No tuvo elección y tuvo que dejar el lugar donde nació. Y tuvo que buscar un nuevo horizonte y en este caso fue la Argentina. La aventura de ese joven, de ese niño, de esa gente mayor que no tuvo más forma que emigrar y buscar un lugar donde de alguna forma poder obtener la paz, la paz y la posibilidad de mantener su núcleo familiar desangrándose y dejando muchas veces parte de sí mismo en su lugar de nacimiento. Esto es una cosa que para el que no lo pasó es muy difícil de entender. Se debe haber pasado para entenderlo y debe uno haber escuchado a los abuelos o a los abuelos esas historias tan interesantes que nos contaban y que al principio parecían demasiado lejanas. Cuando uno es pequeño cree que esas historias vaya saber a quienes les pasaron y después se da cuenta que les pasaron a sus familias. Le pasaron a su familia y su familia tuvo que elegir entre continuar con su familia en otro horizonte o quizás desaparecer en el lugar donde había nacido. Estas son épocas, evidentemente, donde no sucede constantemente. Hoy si uno va a Portugal seguramente debe encontrar un país constituido y muchas veces tal vez mejor del que estamos viviendo nosotros hoy aquí. Pero sin embargo, sin embargo a veces tenemos la duda, si fuéramos a un lado seríamos extranjeros. Si estamos aquí a veces, a veces nos sentimos como extranjeros. Sin embargo tenemos que decirlo tranquilamente: somos ciudadanos argentinos muy orgullosos de tener este legado familiar. Lo llevamos con mucho orgullo, no es una carga. De ninguna manera es una carga saberse oriundo de algún lugar, porque su familia, su apellido, sus genes, si uno los busca aquí no los va a encontrar y seguramente los va a encontrar en su lugar de origen. Cuántas veces uno piensa: si uno va al lugar de donde eran mis mayores, ¿cuánta gente parecida a mí voy a encontrar? ¿cuánta gente caminando por la calle con el rostro parecido al mío, al de un primo o al de un hermano?. Porque es eso. Somos parte de un mismo mundo. Y a veces tenemos que elegir. Y al inmigrante, al que vino a Argentina le tocó elegir. Digo a la Argentina. Un país donde desde 1812 en adelante su forma de constituirse se basó en la inmigración. Aquí hay que entender lo siguiente: vi nimos a un país que nos recibió con los brazos abiertos y que nos dejó la posibilidad de seguir trabajando y en paz manteniendo a nuestras familias pero a todo eso sumarle lo siguiente: que pudiéramos aprender el idioma de nuestros mayores, sus costumbres y culturas y permitir hoy después de cuántos años de que el primer inmigrante haya pisado la Argentina, pudo tener y tiene la posibilidad de seguir exhibiendo orgullosamente quién es y de dónde viene. Todos tenemos, y lo dijo Julio Recién, una historia. Todos podemos ser protagonistas de una película que se gane un Oscar. ¿por qué? Porque todos tuvimos que luchar. Nuestros mayores tuvieron que luchar. Vinieron a este país a hacerlo grande. No vinieron a hacerse la América. Eso es una mentira. Porque se dice “el inmigrante vino a hacerse la América”. No, no. A hacer la América. A hacer la República Argentina. Y nosotros trajimos buenas costumbres y debemos tener que enseñarlas, aunque la sociedad argentina a veces agache un poco la cabeza y se mal acostumbre a algunas cosas. Seguramente lo que nosotros trajimos en las valijas en aquel entonces servirá para reacondicionar y reafirmar el hecho de que la Argentina es un país de brazos abiertos y que lo recibe cada vez que puede. Muchas gracias.

 

 

 

Desgrabación y fotos gentileza de Andrea Lopes.

Autoria e outros dados (tags, etc)

publicado às 20:43

Palabras del Director de Colectividades del Gobierno de la Ciudad,Lic. Julio Croci durante la presentación del libro Portugal Querido.

por Arte&Cultura, em 08.02.15

croci.jpg

El interés que despierta la presentación de un libro es más que suficiente para haber superado las inclemencias climáticas y estar aquí presentes. Me preguntaba antes de venir cuántos libros se han escrito sobre la inmigración, cuántos se escribirán. Si uno piensa la inmigración de Argentina, la del siglo XVII, XIX , XX, la del siglo XXI porque gracias a Dios Argentina es un país que todavía recibe inmigrantes, se podría escribir un libro por inmigrante, porque cada historia de un inmigrante es digna de ser contada en un libro. Las peripecias de llegar hasta aquí, la anterioridad del viaje por lo cual se fueron, lo que dejaron y lo que encontraron y cómo fue el desarrollo de su vida. Toda historia de inmigración es digna de un libro. Y cuanto encontramos un libro de este material donde se agrupan diferentes historias y de una comunidad tan importante como la portuguesa en Argentina es un gran desafío y leyendo, leí… no lo he terminado pero he leído muy profundamente algunos capítulos del libro y hoy volviéndolo a tomar, lo interesante de esto es el trabajo familiar que se expresa en el libro de tres hermanos, indican haber realizado esta investigación. Y lo que se desprende de las historias, de las historias de los oficios, de todas las instituciones, en la Patagonia, en diferentes lugares del país, en Misiones, la historia de aquellos que producían ladrillos, la historia del zapatero de Comodoro Rivadavia. Muchas historias que desprende el libro expresan ese espíritu del inmigrante, esos valores del inmigrante y aquí está el punto desde el área del Gobierno de la Ciudad que me toca llevar adelante y desde la Subsecretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural, de la cual aprovecho en traer el saludo del licenciado Claudio Avruj, secretario de Derechos Humanos, quien estaba muy interesado en venir, pero estamos inmersos en las fiestas del año 5775 de la comunidad judía y como el licenciado es parte de la comunidad está en los festejos, es una fiesta muy espiritual, no es tan festiva sino más espiritual de la comunidad judía. Y el espíritu es este: ver a las colectividades como reservorio de valores, las comunidades como aquellas que han custodiado los valores del inmigrante. Los valores del inmigrante son muchos pero rescatamos siempre y algunos ya me lo han escuchado decir: los valores de la amistad, del respeto a la palabra, del amor a la familia, de la solidaridad entre paisanos, de vecinos, del amor al trabajo y de la dignidad y la fe. La fe no solo religiosa, sino también la fe en un mañana mejor. El decir: “hoy me esfuerzo porque mañana voy a estar mejor”, en decir: busco otra tierra para darle a mi familia pero no por ello olvido la tierra que dejo. El inmigrante es una síntesis de eso. Es una síntesis donde dijimos siempre: la Argentina no se puede entender sin el aporte de la inmigración. Eso es cierto. Pero tampoco se podría entender el desarrollo de los países, sobre todo europeos sin el aporte de los inmigrantes que se vinieron. Porque el inmigrante no solo pensó en la tierra a la que llegó sino también en la tierra que dejó y en esa familia que dejó y en esos amigos que se quedaron, en este caso en Portugal. Yo vengo de una colectividad importante como la de ustedes en Argentina, con un arraigo cultural muy importante como la italiana y podemos pensar que en 1924 el PBI italiano tenía un 35%, era el ingreso de los italianos en el exterior y eso ha pasado con todos los países de Europa, no es solo un dato de la península itálica. El aporte que le ha dado el inmigrante, no solo del país de donde vino, Argentina, sino además el país que dejó. Y este libro refleja esto. Refleja estas historias de vida, que es el héroe anónimo si se quiere, el héroe de la sociedad que la supo llevar adelante, que la supo pelear, que siempre con la cabeza en alto, digno, y que tuvo esta dualidad, y no hay que menospreciar este punto, de sentirse portugués pero también un tanto argentino. Y es una dualidad que no termina nunca. Y que las nuevas generacioneslas sienten cada vez menos, obviamente porque ya son nativos de este país, pero que todavía les queda y les resuena. Esta dualidad de ¿qué somos? ¿somos argentinos, somos portugueses?. Y sin embargo las nuevas generaciones tienen esta capacidad hermosa, increíble, que no pasa en muchos lugares del mundo, pero que Argentina es un modelo a nivel mundial, de tener esta diversidad en la sangre, de ser un país plural, diverso, cosmopolita y que tenemos esta alegría, orgullosos de ser argentinos, pero que tenemos también dentro de nuestra sangre y de nuestra genética una cultura milenaria, como en este caso tienen ustedes, de este querido Portugal. Y este libro, vuelvo a insistir, expresa mucho de esto que nosotros sentimos desde la Dirección General de Colectividades, esto de revalorizar. Y un libro no solamente expresa contar una historia y que quede como la historia en sí sino que creo que lo que este libro expresa es contarles aquello que ya pasó pero que todavía está vigente. Está vigente en la sociedad, está vigente en los descendientes y es el legado del futuro, porque estos valores que yo expresé anteriormente no son valores que nos permiten ser dirigentes de una colectividad o que nos sirven para recordar a nuestros antepasados. Son valores que sirven para construir una sociedad donde los valores estén en alto y estos valores de la inmigración son muy buen ejemplo para tomar en cuenta y llevar adelante. Este libro expresa eso y expresa mucho más. Expresa las emociones, los sentimientos de aquellos inmigrantes que vinieron y que supieron legar a sus familiares la dignidad y el respeto por el país de origen, mejor dicho al país receptor, pero nunca olvidar las raíces, pero no quedar atado a ellas. Y este es el gran desafío de las nuevas generaciones. Las nuevas generaciones, nietos, bisnietos, tataranietos de estos inmigrantes tienen el gran desafío de encontrar lazos, puntos de encuentro, con Portugal en este caso, desde una nueva óptica. No ya desde la óptica de la inmigración porque ya los descendientes no somos inmigrantes. Somos argentinos de segunda, tercera o cuarta generación como ya dije anteriormente. Pero no olvidar este lazo histórico con este país. Y se pueden abrir muchas puertas en el mercado cultural, en la parte comercial, social histórica con estos países y encontrarle por ese lado esa nueva relación de las nuevas generaciones con este país para que nunca se pierda el lazo con la tierra de origen. Así que desde mi punto, nada más que felicitar a la familia por haber hecho este trabajo, felicitar a la comunidad portuguesa porque por lo que se expresa en el libro apoyó contar la historia de las instituciones, contar las historias de muchas personas conocidas de la colectividad y que esto es un legado y puede ser una punta de desarrollo de otras teorías, de otras investigaciones sobre la inmigración portuguesa en Argentina y en Sudamerica. Así que nada más que felicitar. Tienen todo el apoyo de nuestra área para difundir este libro. Podemos abrir las puertas de las escuelas de la ciudad para que esté presente como material de estudio, porque esto es lo importante: que no quede en letra muerta sino que sea material de estudio de análisis y de proyección de la comunidad portuguesa en la Argentina. 

 

Desgrabación y fotos gentileza de Andrea Lopes.

Autoria e outros dados (tags, etc)

publicado às 20:32

El libro "Portugal Querido" en las prestigiosas universidades de los Estados Unidos.

por Arte&Cultura, em 01.02.15

portugalquerido.jpg

 Gracias a las Librerías "del Anticuario" y "Garcia Cambeiro" , el libro Portugal Querido se podrá leer en las siguientes bibliotecas de Estados Unidos: Emory University, Brigham Young University, Tulane University, University of North Carolina at Chapel Hill,Princeton University,The University of Chicago; Harvard College Library; University of Toronto; The New York Public Library; Yale University Library; The Library of Congress; New York University; Miami University; University of California; The Library of Congress; Columbia University Library; Florida International University, University of Texas, University of Pitsburgh; University of Notre Dame.

Autoria e outros dados (tags, etc)

publicado às 20:00


Mais sobre mim

foto do autor


Pesquisar

  Pesquisar no Blog


Arquivo

  1. 2017
  2. J
  3. F
  4. M
  5. A
  6. M
  7. J
  8. J
  9. A
  10. S
  11. O
  12. N
  13. D
  14. 2016
  15. J
  16. F
  17. M
  18. A
  19. M
  20. J
  21. J
  22. A
  23. S
  24. O
  25. N
  26. D
  27. 2015
  28. J
  29. F
  30. M
  31. A
  32. M
  33. J
  34. J
  35. A
  36. S
  37. O
  38. N
  39. D
  40. 2014
  41. J
  42. F
  43. M
  44. A
  45. M
  46. J
  47. J
  48. A
  49. S
  50. O
  51. N
  52. D